• Culturapolitica.net – Civilizando la barbarie

    Somos un bastión dedicado al desarrollo de la cultura política como método para la regeneración de la civilización.

    Entre nuestras letras encontrarás contenido desarrollado por expertos de la ciencia política para aclarar todas tus dudas sobre la más elevada de las artes.

    No tememos herir susceptibilidades ni usaremos eufemismos, nuestra meta es analizar la polìtica tal y como es: el constante conflicto entre voluntades humanas por ordenar la sociedad.

Islandia, el país que casi prohibe la pizza de piña

El poder de Islandia contra la pizza

¿Hasta qué punto las preferencias personales del gobernante pueden confundirse con con los intereses nacionales?

Esta interrogante se convirtió en el epicentro del debate en la sociedad islandesa, luego que el presidente del país europeo, Gudni Johannesson, declarase sus deseos de prohibir el plato que para muchos es un sacrilegio culinario.

Mientras visitaba una escuela primaria, uno de los jóvenes estudiantes lanzó una polémica interrogante en una ronda de preguntas dirigidas el presidente.

Gudni Johannesson

Gudni Johannesson, presidente de Islandia, es politólogo e historiador.

Johannesson se sinceró con demasía para algunos, pues al ser interrogado sobre su opinión en torno a la pizza con piña, el presidente islandés respondió que si estuviese en su poder decretaría su prohibición del país.

El mundo dividido por la pizza hawaiana

La corta anécdota fue suficiente para encender las redes sociales de todo occidente: el enfrentamiento entre la pizza de piña, o ananá como también es conocida, y la presidencia de Islandia se convirtió en una guerra campal en línea.

Fue tan desmedida la reacción pública, que Gudni Johannesson, presidente desde el año 2016, tuvo que pronunciarse al respecto:

Me gusta la piña, pero no en la pizza. No tengo el poder para crear leyes que prohíban a las personas poner piña en su comida. Me alegra no tener ese poder. Los presidentes no deberíamos tener poder ilimitado

También acotó que prefiere su pizza con mariscos.

Johannesson no ha sido el primer presidente en querer prohibir algún alimento o receta, la diferencia radica en que para muchos su gesto fue heroico y hasta justificado: ¿Quién en su sano juicio arruina una pizza agregándole piña?

El Estado islandés reconoce oficialmente la religión asatru, fe tradicional nórdica.

Metal pesado, reconocimiento oficial de la antigua religión nórdica y una casi prohibición ejecutiva de la pizza hawaiana. Islandia es una tierra maravillosa.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *