• Culturapolitica.net – Civilizando la barbarie

    Somos un bastión dedicado al desarrollo de la cultura política como método para la regeneración de la civilización.

    Entre nuestras letras encontrarás contenido desarrollado por expertos de la ciencia política para aclarar todas tus dudas sobre la más elevada de las artes.

    No tememos herir susceptibilidades ni usaremos eufemismos, nuestra meta es analizar la polìtica tal y como es: el constante conflicto entre voluntades humanas por ordenar la sociedad.

¿Qué es la tiranía y por qué es la peor forma de gobierno?

Tiranía

En su Alegoría del mal gobierno, los hermanos Lorenzetti representan la tiranía como un demonio, escoltado por la avaricia, soberbia y vanagloria.

El ejercicio personal del poder tiene denominaciones muy variadas, podemos convenir que es uno de los fenómenos políticos con los más diversos calificativos. Aún así, su acepción más baja y destructiva parece ser desconocida por el común: la tiranía.

Usos y abusos del gobierno personal

Rara vez en política encontraremos nociones nocivas por sí mismas, el gobierno personal es una materia idónea para ilustrar esta realidad. El personalismo político no es nuevo ni del todo negativo, las primeras sociedades tenían como eje central la autoridad de un jefe único cuyo mando antecedía toda noción de institucionalidad. También, fueron gobiernos personales los que en muchas latitudes promovieron el surgimiento de instituciones sólidas en el tiempo o fortalecieron la cohesión nacional, como es el caso de las dictaduras.

Sin embargo, existen casos infames de dirigentes embriagados por su ambición sin mesura, seres que se convirtieron en terribles males para las sociedades que le gestaron, y que de manera rigurosa ejercieron el poder para atemorizar a sus gobernados mientras respondían solo a sus apetencias. Tales indeseables opresores se llaman tiranos.

¿Qué es una tiranía?

La voz tiranía es de origen griego, su etimología se remonta a dialectos asiáticos  y para el habitante de la antigua Hélade significaba gobierno de la fuerza, enfatizando el carácter usurpador del mismo. La filosofía clásica define la tiranía como un gobierno unipersonal y absoluto, que careciendo de toda limitación a su poder responde únicamente a los intereses y apetitos del gobernante, renunciando así al bienestar colectivo. Es de naturaleza ilegítima, por lo que apela al sometimiento de la sociedad entera mediante la fuerza en aras de preservar su poder.

La tiranía en el pensamiento clásico

Para Platón (427-347 a.C.) el tirano es la consecuencia última del gobierno democrático. Al ser la opinión pública el sustento y elemento rector de la democracia, en lugar de principios capaces de trascender en el tiempo, cualquier suposición arrojada desde el vulgo goza de validez siempre que lo refrende la mayoría. Eso facilita el camino para que los demagogos y oportunistas, apelando a los instintos más básicos de la muchedumbre, accedan de modo abrupto al poder convirtiéndose en tiranos.

El tirano proviene del mismo tumulto que lo enseñoreó, por lo que carece de formación ética, filosófica o política. Es el reflejo fiel de los estratos más bajos de la población, explicación de la ausencia total de nobleza en sus acciones, y del porqué sus mandatos no corresponden al beneficio de la sociedad, sino a lo que él cree le favorece en materia personal. Solo el yugo más indócil podría esperarse del rencor con que gobierna el esclavo recién convertido en amo.

La mayoría de los tiranos empezaron su carrera hacia el poder como oradores seductores del populacho

La mayoría de los tiranos empezaron su carrera hacia el poder como oradores seductores del populacho

Aristóteles (384-322 a.C.) identificó tres formas puras de gobierno categorizadas de acuerdo al número y naturaleza de sus gobernantes. Estas son monarquía, aristocracia y politeia. Según el estagirita, un gobierno puro es aquél que busca la felicidad pública de la Polis, lo que se traduce como la práctica de las virtudes en aras de reducir los padecimientos e incrementar los goces de los gobernados. El gobierno personal en beneficio de la comunidad tiene el nombre de monarquía, y se manifiesta cuando una sociedad es dirigida por el más virtuoso de sus hombres.

En el libro sexto de su Política, Aristóteles expone que en su forma desviada o impura, el monarca muta en tirano, quién “sin responsabilidad alguna y sólo en interés del señor, gobierna a súbditos que valen tanto o más que él sin consultar para nada los intereses particulares de los mismos”. Es la peor y más baja forma de gobernar.

La tradición grecolatina retrata al tirano como un gobernante sanguinario desprovisto de escrúpulos, que masacra a sus enemigos y suprime toda voz discordante con torturas y suplicios arbitrarios. La obediencia no es voluntaria sino impuesta a través de los métodos más atroces. Aristóteles sobre la tiranía deja en claro que “es un gobierno de violencia, porque no hay corazón libre que sufra con paciencia un mando semejante”.

Históricamente la tiranía tiene sus orígenes en la Grecia arcaica, entre los siglos VIII y V a.C. Por aquél entonces, la continua tensión que las ciudades-Estado llamadas Polis tenían tanto entre ellas como con los pueblos bárbaros (extranjeros, no griegos) auspiciaba épocas convulsas que fueron aprovechadas por líderes carismáticos para imponerse por la fuerza. También se aprovecharon de los enfrentamientos entre el populacho y las aristocracias locales, simplificando sus pugnas a una cuestión económica en donde siempre se presentaron como adalides de los pobres. Aristóteles señala:

El tirano no tiene otra misión que proteger al pobre contra los ricos; comienza siempre por ser un demagogo, y pertenece a la esencia de la tiranía el combatir a cualquier aristocracia. El medio de llegar a la tiranía es ganar la confianza de la muchedumbre; ahora bien, se gana su confianza declarándose enemigo de los ricos. Así lo hicieron Pisístrato en Atenas, Teágenes en Magara y Dionisio en Siracusa.

Arquetipos del tirano lo encarnan astutos personajes como Pisístrato de Atenas (607-527 a.C.), un popular comandante militar quién infligiéndose heridas a sí mismo simuló un intento de asesinato contra su persona, para exigir después a la ciudad una guardia personal. Con los hombres que le fueron asignados para su protección, tomó violentamente la Acrópolis y se convirtió en tirano de Atenas.

“Todas las tiranías gobiernan mediante el fraude y la fuerza, pero una vez el fraude es expuesto, dependen exclusivamente de la fuerza”. George Orwell

El tirano, manipulador “protector” de los pobres

La obra magna del historiador francés Numa Denis Fustel de Coulanges (1830-1898 a.C.) se llama La Ciudad antigua, libro paradigmático por su influencia en la historiografía y la política moderna.

Fustel de Coulanges logró reseñar a través de la indagación histórica, el cómo el discurso liberal arrebata y tergiversa la original profundidad y significación de los conceptos que con frecuencia toma prestado del republicanismo clásico. De este modo se dio a la tarea de disipar las confusiones ideológicas de su tiempo, al establecer las diferencias irreconciliables entre nociones políticas clásicas y sus contrapartes liberales y socialistas.

La pertinencia de Fustel de Coulanges en nuestro estudio estriba en sus apreciaciones sobre la tiranía, a pesar de estar inspiradas por el obrar de hombres que perecieron hace más de dos milenios, parecieran referirse a gobernantes que hoy en día plagan nuestras sociedades y que, sin perjuicio de caer en el anacronismo, podemos catalogar correctamente como tiranos.

El tirano hizo siempre la guerra a los ricos. En Megara Teágeno sorprendió en el campo los ganados de los ricos y los degolló. En Cumas, Aristodemo abolió las deudas y quitó las tierras a los ricos para dárselas a los pobres, y lo mismo hicieron Nicocles en Syción y Aristómaco en Argos. Los escritores nos pintan a todos estos tiranos como muy crueles, y es probable que lo fuesen; pero principalmente debían serlo por la necesidad que tenían de dar tierras o dinero a los pobres, no pudiendo mantenerse en el poder sino mientras pudiesen satisfacer las ambiciones de la multitud y alimentar sus pasiones.

Este terrible amante de lo ajeno además “tenía todas las pequeñas pasiones de un hombre particular, no siendo insensible a los provechos de las confiscaciones; era presa de la cólera, del deseo de venganza personal y del miedo; sabía que tenía enemigos muy cerca de sí, y que la opinión pública aprobaba el asesinato cuando se trataba de inmolar a un tirano”.

Los tiranos contemporáneos

El tirano planteado por Fustel de Coulanges no se nos es desconocido, es un hombre despreciable que sentimos muy próximo en nuestras realidades hispanoamericanas. Incluso, podríamos arrojar la aventurada tesis de que quizás, la identidad de estas sociedades está íntimamente ligada al trágico legado de sus tiranos, y la eterna confusión entre sus intereses personales y la razón de Estado.

Los tiranos contemporáneos preservan la misma esencia nefasta que sus antecesores clásicos, sus métodos a pesar del refinamiento tecnológico siguen siendo en el fondo los mismos: en lugar de cortar el cuello de las voces disidentes, hoy en día basta con impedir su resonancia en los medios de comunicación. La violencia además es dosificada de manera heurística, reemplazando las multitudinarias masacres de poblaciones descontentas, por la intimidación, encarcelamiento o asesinato de sus líderes y organizadores.

A espaldas de la prensa, hoy en día los asesinatos políticos son silenciosos y fríamente calculados

A espaldas de la prensa, hoy en día los asesinatos políticos son silenciosos y fríamente calculados

La ideología, arma de las tiranías

Finalmente, el arma más poderosa que tienen los tiranos de hoy se llama ideología. El arte retórico ha evolucionado hasta el punto de ser capaz de fijar en el imaginario colectivo todo un sistema de creencias. La ideología es una doctrina inquebrantable de carácter político que a través de grandes promesas asegura la lealtad de sus seguidores.

Este perverso mecanismo promueve la justificación de toda tiranía por parte de cardúmenes de intelectuales en todo el orbe. Hordas de tontos útiles quiénes a pesar de su formación académica, son capaces de obviar cualquier atrocidad siempre que el tirano comparta afinidad ideológica con ellos.

Es tristemente común la dantesca imagen de pensadores, periodistas y artistas haciendo malabares dialécticos para brindar apologías a los más brutales y bajos tiranos. Todo por depositar en estos monstruos la esperanza de ver cumplidas sus fantasías y fetiches ideológicos. Eso explica el cómo, a pesar de su gestión de muerte y miseria en Cuba, Fidel Castro siempre consiguió el respaldo desvergonzado de la intelectualidad izquierdista, la misma que no dudaba en condenar hasta la forma de caminar de Augusto Pinochet.

Castro y Pinochet

Para muchos analistas inescrupulosos, uno es un buen revolucionario y el otro un maligno dictador. Al parecer las víctimas de Castro no contaban por ser “burgueses”.

Semejanzas entre tiranía y marxismo

No es casual que los movimientos subversivos de izquierda y los tiranos contemporáneos de occidente compartieran afinidad ideológica. Las premisas básicas del tirano clásico son grosso modo las mismas avaladas por Karl Marx, cuyos planteamientos lejos de ser originales, son ecos de las antiquísimas pugnas intestinas entre ricos y pobres propiciadas por los demagogos de vocación tiránica. Recordemos que siempre ha sido el resentimiento, el motor de toda revolución comunista.

Conceptos aparentemente introducidos por el marxismo-leninismo como “dictadura del proletariado” o “socialización de los medios de producción” no difieren del mando despótico, o del robo y repartición de tierras que emprendieron Aristodemo de Cumas (550-490 a.C.) y sus semejantes para gobernar a costa del respaldo del vulgo.

Tiranía y Dictadura, antónimos

La tiranía es un concepto político en plena vigencia, que a menudo es apartado o confundido intencionalmente con la idea de dictadura. Esto porque mientras la primera es usurpadora y fuente de caos, la segunda es legítima, benéfica y garante del orden. Tal dicotomía es obviada en pleno siglo XXI con el propósito subyacente de ocultar los paralelismos entre los expoliadores helénicos y los gobernantes socialistas.

El pensamiento político desde su etapa clásica hasta nuestros días preserva de manera casi inalterable la condena a la tiranía, y le señala como uno de los más grandes peligros para la sociedad, al constituirse como el más efectivo veneno para la libertad.  Por ello es obligación de todo ciudadano oponerse a los tiranos,  siendo legítimo cualquier medio para extinguir el poder que detentan.

A modo de reflexión, concluimos con una cita de Fustel de Coulanges, donde se aprecia la sustancia resentida de toda tiranía:

Salvo dos o tres honrosas excepciones, los tiranos que se erigieron en las ciudades griegas en el IV y III siglo, no reinaron sino halagando a lo más perverso de la multitud y rebajando violentamente a cuanto había de superior por nacimiento, riqueza o mérito.

Artículo dedicado a los analistas políticos que siguen confundiendo dictadura con tiranía.

Acerca de Manuel De La Cruz

Licenciado en Ciencias Políticas, amante de la historia y el debate. Me agradan los temas oscuros y las lecturas rebuscadas. Preferiría no tener que asistir al funeral de occidente.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: 23 frases memorables contra la democracia - Cultura Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *