Por Manuel De La Cruz

Derecha e izquierda política, orígenes y diferencias

Los ejes de izquierda y derecha tienen orígenes superficiales, alejados de cualquier organicidad intelectual y que responden a elementos circunstanciales en épocas convulsas. Se señala su origen, con casual acierto en la Revolución Francesa.

¿Izquierda y derecha? ¿De donde provienen esas etiquetas?

La teoría más repetida sostiene, que en la Convención Nacional del 19 de septiembre de 1792, los partidarios del ancien régime se sentaban a la derecha del rey mientras que sus detractores a la izquierda. El error de esta suposición consiste, en que la Convención Nacional fue constituida por los representantes del Tercer Estado quiénes prescindiendo de la relevancia del clero y la nobleza, se adjudicaron la representación de la soberanía popular.

Estos diputados fueron los mismos que realizaron la Asamblea Nacional Constituyente, negaron la participación del rey Luis XVI en los debates y le condenaron a muerte el 21 de Enero de 1793. Por lo tanto, no se podían sentar al lado de un rey ausente.

Las facciones divididas entre los proclives a una monarquía constitucional y los proponentes de una república tampoco se sentaban a la izquierda o derecha de un salón elíptico. Los diputados se reunían inicialmente en el Salle du Manège de las Tullerías, donde improvisadas gradas fungían de curules. Los radicales jacobinos se situaban en lo alto de las gradas, por lo que les llamaban montañeses y a su sector La montaña.

Los moderados girondinos conformaban La Gironda, tomando su nombre de la región francesa homónima de donde procedía la mayoría de ellos, y se situaban en gradas de inferior nivel. Mientras que La Llanura, o el sector de las gradas más bajas, le pertenecía a los diputados independientes de variable postura en las votaciones.

Al inicio, los revolucionarios no contaron con un hemiciclo. Deliberaban entre gradas improvisadas.

Nadie en ese espacio fue partidario del ancien régime, pues hasta los más conservadores del sector girondino veían la Revolución como un proceso necesario para acabar con las desigualdades feudales, y porque además, nadie de los presentes hablaba a nombre del clero o la nobleza.

¿Cuál es el origen concreto de las etiquetas de derecha e izquierda?

Tras la derrota definitiva de Napoleón Bonaparte y el fin de su gobierno de cien días en 1815, la restauración borbónica instauró una monarquía constitucional presidida por Luis XVIII. El nuevo monarca francés respetaría las limitaciones constitucionales y las decisiones tomadas en materia legislativa por un nuevo Parlamento francés bicameral, cuya cámara baja, o de los comunes, se reunió en hemiciclo en el Palais Bourbon. Es este el orígen moderno de la Cámara de diputados francesa.

Es en ese espacio donde lo defensores de la monarquía se sentaban a la derecha y los proponentes de la república a la izquierda. De hecho, la facción que abogó por la restauración de la monarquía absoluta se sentaba al extremo derecho y se autoproclamaban como los «ultras».

El clivaje histórico que sustentó inicialmente los roles de izquierda y derecha, fue la adhesión o no al reemplazo de la monarquía por una república jacobina o liberal, y por extensión a posteriori incorporó debates ideológicos como el duelo entre tradición y progreso, la lucha de clases, el nacionalismo contra el cosmopolitismo y otras múltiples posiciones que se replicaron en el resto de occidente.

Por lo tanto, no solo no existe una idea unificada de lo que es una u otra postura, sino que resulta insatisfactorio en la mayoría de los casos, reducir y agrupar bajo un mismo cuartel múltiples discursos políticos con resoluciones contradictorias entre sí. Todo esto por el afán pretérito de un manojo de diputados franceses que visibilizaron sus posiciones con la localización de sus asientos.

¿El liberalismo es de izquierda?

Desde una perspectiva politológica, la izquierda agrupa a los movimientos que abogan en origen por una configuración social horizontal. Sea por la igualdad jurídica liberal, o la igualdad económica socialista.

Jacobinos, liberales, y en cierto modo algunos focos anarquistas, conformaron las primeras izquierdas de Europa. El pensamiento socialista es heredero directo del liberalismo, sus primeros autores reivindicaron el leitmotiv liberal de una sociedad de hombres libres e iguales, junto a la introducción de reformas económicas que asegurasen esta igualdad también en términos reales, es decir, en la esfera económica.

El socialista originario lejos de entrar en contradicciones con las categorías liberales, se consideró un científico político capaz de materializar la libertad entre iguales. Esa acepción relativa de la libertad, más o menos atomizada y en arreglo a la convención general (o todos somos igualmente libres o nadie lo es) derivó en la radicalización marxista y post-marxista de aquellos liberales que deciden abrazar las banderas de la comuna.

Nótese que la libertad liberal, o moderna, contradice la libertad de los antiguos o clásica.

En tiempos clásicos, una sociedad libre era aquella donde sus integrantes podían configurar un orden al cuál someterse para conseguir la felicidad pública. La no dominación de un ente externo, caracterizó a las Polis libres, que alentaban a sus ciudadanos a la toma de las armas cada vez que un imperio foráneo intentase esclavizarlos. La dicotomía libre-esclavo definía de manera diáfana el quid del asunto.

La libertad antigua, que es pública, no considera a los hombres iguales entre sí. Por lo que según los roles que asuman en el orden político, y sus capacidades, adquirían potestades u obligaciones diferentes. De allí que se hable de privilegios, legislaturas privadas, que designan grados desiguales de libertad.

La nobleza feudal, por ejemplo, establece títulos hereditarios en función de los méritos y servicios (inicialmente militares) que un clan familiar ejecuta para el reino. El marqués, responsable de una marca fronteriza, hito territorial de importancia estratégica, evidentemente contaba con privilegios dadas las obligaciones extraordinarias que su título exigía. Noblesse oblige.

Para los liberales, quiénes consideran a todos los hombres iguales, la libertad ha de gozarse en términos también igualitarios. Nadie debería, gozar de mayor o menores libertades con respecto a sus conciudadanos.

Contradictoriamente, buscando abolir la distinción jerárquica de grados de libertad, defienden el discurso no de la Libertad como unidad, sino de libertades; es decir, cualidades o prerrogativas de las cuáles todos gozamos por pertenecer al género humano.

De modo que, la diáfana distinción entre ser libre o ser esclavo, se va diluyendo en nimiedades jurídicas de precepto inferior como la libertad de pensamiento, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de movimiento, la libertad de contraer nupcias con personas del mismo sexo, la libertad de pensar que el sexo es un construcción social, la libertad de abortar… y así, hasta desplazar con un mare magnum de libertades, exigencias y garantías el hecho fundamental de la libertad: libre es solo aquél que no es esclavo.

Resulta lógico, que las aulas liberales formaran castas de políticos que ante la imposibilidad biológica de ser absolutamente libres se conformaran con la prerrogativa de al menos lograr la igualdad, así sea en esclavitud.

Por lo que el Estado fue pasando de ser un enemigo a cuál abolir, al de un mal necesario e instrumento para la nivelación igualitaria. Los socialistas, en cierto sentido, siguen siendo bastante liberales. Pretenden despojarnos de las desigualdades a través de un orden económico esclavista transitorio que, tras la demolición de las estructuras tradicionales de la religión, la familia, la Patria y la propiedad, consigan un hombre nuevo lo suficientemente homogeneizado como para poder gozar de la libertad plena.

Desde luego, un liberal contemporáneo negaría tal genealogía ideológica, escudándose por ejemplo, en categorías novedosas como el libertarismo. E incluso, sus adversarios socialistas, aquellos que consideran la libertad liberal insuficiente, se indignarían.

Ambos son, después de todo, herederos de las principales revoluciones jacobinas y burguesas que azotaron Europa tras el advenimiento del racionalismo. Más que económico, su mutuo abolengo es de orden teológico: son los profetas de la Diosa razón, y su lucha contra la superstición tradicional.

Son estos caballeros racionales, organizados en logias, quiénes proclamándose amantes del género humano más daño le han hecho en el mundo de las ideas. En palabras de Laureano Vallenilla Lanz «Los adoradores de la diosa Razón, han sido los hombres menos razonables del mundo entero; los amigos del pueblo han sido los que con más abundancia han derramado su sangre y lo han arrastrado al crimen y a la miseria».

¿Tiene todavía utilidad el debate izquierda y derecha?

Sorpresivamente sí.

Aunque carentes de nitidez, son ineludibles los vivos colores de las imágenes proyectadas por las palabras izquierda y derecha en la mente del ciudadano promedio. Evocan un sentido de dualidad aparentemente intrínseco a la naturaleza humana.

Son a nuestro dictamen, atajos cognitivos que permiten una rápida identificación de los intereses y pretensiones de un actor político determinado.