Por José Luis Santamaría, prisión militar de Ramo verde.

Nuevamente surge la diatriba del tema electoral en Venezuela, a tal punto de ver cómo se rasgan las vestiduras unos y otros a tal punto de acertar frases gastadas, en mi opinión nada ha cambiado de mi posición escrita en  Twitter el 25 de enero de 2018 «No someto mi voluntad ciudadana en eventos electorales y menos frente al tirano».

Hasta hoy cómo Católico Nacionalista coincido en decir como la CEV «No basta con que los partidos de oposición hayan decidido NO PARTICIPAR en las elecciones de diciembre 2020». Hay que proponer además de la abstención una acción o plan alternativo para el cambio político en Venezuela.

La CEV rechazó las cuestionadas elecciones pero advierte el vacío de abstenerse sin proponer algo que acompañe la acción que por sí sola no dará un resultado tangible a la población.

Yo agrego a éste análisis, ¿es posible ser ciudadano y tal como Poncio Pilatos lavarse las manos con antibacterial la sangre de víctimas venezolanas en éstos años de revolución socialista o por otro lado ser elegido como Barrabás dejando inocentes morir en una cruz?

Que barrabasada es entrar en el debate electoral estéril entre Pilatos y Barrabás, corruptos y bandidos sin proponer política decente que genere una tangible y coherente salida a la crisis en Venezuela, poner fin al régimen socialista e instalar el auténtico GOBIERNO provisional que pueda generar efectivamente acciones que llenen las expectativas de ciudadanos libres.

Finalmente afirmo acá tras la prisión que vivimos los Nacionalistas venezolanos creemos en Dios, confiamos en ÉL,
pero como pueblo escogido pedimos redimir a Venezuela el pecado socialista y siendo así, trabajar para el cambio político con la reserva moral y ética de la nación y construir el camino de salvación del país.

Dios bendiga a Venezuela, la Virgen de Coromoto interceda por sus hijos y el Espíritu Santo llene mentes y corazones de los actores comprometidos en el cambio.

José Luis Santamaría
Prisionero político 2020

Cultura Política publica las cartas que desde la prisión nos hacen llegar los mártires nacionalistas secuestrados por la tiranía chavista.