Por Manuel De La Cruz

¡Ay de los ismos! Con demasiada frecuencia el cardumen político se engalana con las banderas de algún movimiento en boga. Para el superficial, poco importan los postulados o los referentes de la corriente de pensamiento: su adhesión se debe más a una necesidad antropológica por pertenecer al grupo, antes de cualquier interés intelectual.

De allí que teorías políticas de meridiano desarrollo sean reducidas a frases altisonantes que titulan panfletos infecundos pero doctrinarios. Esta distinción no es casual. Mientras la teoría política versa sobre la cuestionable y mutable realidad, la doctrina asume dogmas.

Toda persona con estudios básicos de conocimiento filosófico, reconoce la imprecisión de encerrar las nociones ideales en conceptos proselitistas. Es de incautos asumirse como seguidor de una u otra corriente de pensamiento a la ligera, y de criminales cuando por manosear un discurso demasiado elevado para las capacidades cognitivas propias, se termina sepultando al mensaje original en una cordillera de interpretaciones contradictorias.

Hoy el hispanismo como movimiento cultural y político perece por obra de sus falsos amigos.

Estos neohispanistas, imberbes sin profundidad ni talento que con infantil intransigencia se tienen por descendientes del Duque de Alba no hacen más que procurar el odio de la otra camada de seres igual de superfluos: los neobolivarianos.

Los unos sufren de una hemiplejia histórica, impidiéndoles reconocer el heroísmo bélico de hombres también hispanos como Páez o Ricaurte que regaron su sangre por una tierra que sintieron suya. Los últimos confunden a Bolívar con un santo y le atribuyen la invención de planteamientos políticos antiquísimos. La pereza intelectual les imposibilita siquiera leer completo su Discurso ante el congreso de Angostura, menos identificar las veces que parafrasea a Montesquieu o Aristóteles.

Ambas caras de la moneda falaz contribuyen a la edificación de una innecesaria dicotomía más visceral que fidedigna.

En ese campo de batalla estéril se baten a duelo, discursivo porque a más no se atreven, los autoproclamados voceros de movimientos o corrientes de pensamiento que poco o nada tienen que ver con los auténticos planteamientos del hispanismo político tradicional por un lado, y del republicanismo hispanoamericano por el otro. Banderas que, como curiosidad histórica, eran ondeadas a la par por gentes como Vallenilla Lanz, Belaúnde, Briceño Iragorry, Miguel de Unamuno o Ramiro de Maeztu.

Contra el hispanismo falsificado.

Estableciendo un paralelismo con otra corriente de pensamiento, como lo es el comunismo, sería absurdo proclamarse marxista-leninista sin siquiera leer al menos La crítica al programa de Gotha (1875) de Carlos Marx. O decirse estoico sin haber leído Meditaciones de Marco Aurelio. Del mismo modo no pueden proclamarse como hispanistas quiénes desconocen el corpus filosófico del hispanismo.

Todo el discurso elaborado por quienes dicen adherirse a la doctrina de los tercios de Flandes, cae estrepitosamente en un error primordial: no se basa en el movimiento político llamado hispanismo que tiene sus orígenes entre el siglo XIX y XX y cuya propuesta concreta está expresada en el libro En defensa de la Hispanidad (1934) por Ramiro de Maeztu. Me atrevo a decir, que incluso desconocen la noción primordial de hispanidad desarrollado por Monseñor Zacarías de Vizcarra.

Citemos a Don Zacarías de Vizcarra, teórico de la hispanidad, sobre su significación (1929):

Llamamos «Humanidad» al conjunto de todos los hombres del mundo, y denominamos también «humanidad» a la suma de las cualidades propias del hombre.

Así decimos que toda la «Humanidad» mira con horror a los que obran sin «humanidad».
De la misma manera llamamos «Cristiandad» al conjunto de todos los pueblos cristianos, y damos también el nombre de «cristiandad» a la suma de las cualidades que debe poseer un cristiano. Por eso decimos que, en la «Cristiandad», hay pueblos que no se distinguen mucho por su «cristiandad».

Esto supuesto, nada más fácil que definir las dos acepciones análogas de la palabra «Hispanidad»: significa, en primer lugar, el conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispánico, diseminados por Europa, América, África y Oceanía; expresa, en segundo lugar, el conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos de estirpe y cultura hispánica.

Ramiro de Maeztu, quien conoció a Vizcarra en Argentina durante su misión como embajador del gobierno español, publica el 15 de diciembre de 1931, su artículo La Hispanidad cuyas primeras líneas citamos:

El 12 de octubre, mal titulado el Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad. Con estas palabras encabezaba su extraordinario del 12 de octubre último un modesto semanario de Buenos Aires, El Eco de España. La palabra se debe a un sacerdote español y patriota que en la Argentina reside, D. Zacarías de Vizcarra. Si el concepto de Cristiandad comprende y a la vez caracteriza a todos los pueblos cristianos, ¿por qué no ha de acuñarse otra palabra, como ésta de Hispanidad, que comprenda también y caracterice a la totalidad de los pueblos hispánicos?

Son Monseñor Zacarías de Vizcarra y Don Ramiro de Maeztu los forjadores de la idea de hispanidad e hispanismo. Sus obras escritas desde la sangre y el espíritu son de obligatorio estudio para todo aquel que aprecie o reniegue de la senda hispánica.

Hispanistas son todos aquellos que reconocen el llamado cósmico y atávico de un abolengo más espiritual que racial. Son, parafraseando a Maeztu, los continuadores de la tradición caballeresca hispánica, los paladines o caballeros cristianos que propone Manuel García Morente en su Idea de la Hispanidad.

Apunta De Maeztu:

Los pueblos no se unen en libertad, sino en la comunidad. Nuestra comunidad no es geográfica, sino espiritual. Es en el espíritu donde hallamos al mismo tiempo la comunidad y el ideal. Y es la Historia quien nos lo descubre.

Y este linaje reconoce hasta el más rebelde de sus hijos. La historia nos alecciona como, desde el foralismo ibérico hasta el caudillismo americano, no hay gesto más hispánico que la rebeldía patricida que se vuelve patricia.

El diario español ABC, en su edición ilustrada del domingo 14 de diciembre de 1930 recoge como en la Universidad Central de Madrid, hoy Universidad Complutense de Madrid, se conmemoró en sesión solemne el centenario de la muerte de Simón Bolívar.

Llama poderosísimamente la atención el cómo un ministro ecuatoriano retrata a Bolívar como avatar de la hispanidad y cito:

Canta las excelencias morales de la figura de Bolívar y alaba la gran hispanidad del caudillo, que amó a la española, guerreó a la española y legisló a la española. Hace un paralelo entre Francisco de Vitoria y Simón Bolívar, narrando la génesis del Estatuto de Panamá.

En palabras del escritor y jurista peruano Victor Andrés Belaúnde, recogidas en su artículo de 1927 Nuestra madre España, también se referencia al espíritu libertador como expresión de hispanidad:

Entramos en el latinismo por el glorioso pórtico de la hispanidad. En la constelación de los pueblos latinos nosotros debemos conservar nuestra fisonomía y nuestro nombre de América española –«Nueva España»–, nombre que consagra la realidad y la historia, nombre del cual estamos orgullosos, nombre, por último, que tiene la ilustre prosapia de haberlo usado para designar el conjunto de nuestras Patrias, en sus cartas y discursos, el genio de Bolívar.

El hispanismo como acción cultural y política de la hispanidad plantea el reconocimiento de nuestro origen común como base para el acercamiento en términos de auxilio y concilio de las naciones hispanas.

No se trata en lo sucesivo de un irredentismo a destiempo, o de un nihilismo imperial. Mucho menos en descoser las heridas legadas por siglos de guerras civiles.

Lo que se busca, lo que anhelamos, es el reencuentro con nuestra ancestral estirpe. Manifestándose en la realidad política como un sendero independiente por el que transitaremos quiénes rezamos en una misma lengua. En especial cuando fenómenos como el globalismo o el eurasianismo nos obligan a reunirnos como hito geopolítico autónomo.

Las famélicas escuadras que, bajo la egida de un hispanismo falsificado reniegan de los héroes criollos, deberían en honor a la verdad emplear una denominación más acorde con su vocación. Les sugiero llamarse royalistas, siguiendo la fórmula francesa para designar a los defensores de la dinastía real.

Podrían invocar el antiguo mote de realistas, pero ya tendrían con ello que dedicar mucha tinta a desligarse del realismo político, un concepto propio del estudio de las relaciones internacionales.

Tampoco sería correcto llamarles monárquicos.

Incluso en el republicanismo existe la figura del principio monárquico aristotélico bajo la figura del dictador. A fin de cuentas, monarquía es la forma pura de gobierno donde el mando es ejercido por uno, cuyo auctoritas le faculta para velar por el bienestar de toda la polis. Esto con independencia de fórmulas dinásticas, electivas o de facto.

Ante la ausencia del orden dinástico post guerra civil de independencia, el caudillismo ocupó ese espacio ordenador como expresión del principio monárquico natural.

Quien dice bolivarismo o bonapartismo, dice cesarismo. Y el cesarismo democrático, anuncia la ineludible realidad del gendarme necesario para el desarrollo político nacional de los países hispanos, como bien apunta Laureano Vallenilla Lanz. Es el eterno retorno.

Carl Schmitt casi en simultáneo (1921) reconoce la dictadura comisaria y su arquetipo en Lucio Cornelio Sila: un dictador que extralimitó los linderos del orden jurídico decadente, procurando su refundación.

Continuando con los royalistas, están equivocados. Se niegan a apreciar la tradición eterna y ecuménica de la hispanidad, atreviéndose a la dantesca proeza de extirpar alegres uno de sus ojos. Hemiplejia histórica.

Tales tuertos son incapaces de percibir el contexto cronológico de las guerras civiles hispanoamericanas. Confunden el debate identitario basado en la idea nacional propio de nuestros tiempos, con un conflicto cuya esencia fue el choque de dos cosmovisiones decimonónicas: el republicanismo clásico-católico contra el orden monárquico napoleónico-secular.

Gustosamente se convirtieron en curadores del museo histórico, y deudos del tanatorio político. Operativamente en nada difieren de sus detractores ideológicos, los profetas del culto bolivariano. Ambos polos asisten orgullosos a los aquelarres nigrománticos en honor a su cadáver predilecto. Ondean banderas aún empolvadas, declaman cartas ilegibles por tanto moho, y apantuflados desde la comodidad de un sillón apuntan con el dedo a lá Renny Ottolina: ¡Por aquí!

No señores. Los patricios, padres de la patria, sean conquistadores o próceres independentistas no están para ser adorados per saecula saeculorum cuán santos laicos. Tal teología telúrica responde a la lógica jacobina de reemplazar el principio metafísico católico por una religión civil de peso cantonal. Fueron los alquimistas de Rousseau y Robespierre quiénes profanaron las tumbas de los religiosos franceses, y coronaron la pirámide cadavérica con la devoción por la Diosa de la razón.

Pío XI (1937) denunció la idolatría a los mortales, estos por más heroicos que sean jamás podrán igualarse a quién es alfa y omega:

En consecuencia, aquel que con sacrílego desconocimiento de la diferencia esencial entre Dios y la criatura, entre el Hombre-Dios y el simple hombre, osase poner al nivel de Cristo, o peor aún, sobre El o contra El, a un simple mortal, aunque fuese el más grande de todos los tiempos, sepa que es un profeta de fantasías a quien se aplica espantosamente la palabra de la Escritura: El que mora en los cielos se burla de ellos (Sal 2,4).

El relativismo moral derivado de la tolerancia religiosa erosiona las bases del Estado. Al suprimir la cohesión espiritual de la nación se elimina toda posibilidad de concebir un referente moral absoluto, la discordia intersubjetiva termina dilapidando la armonía civil y con ello la unidad política; llámese reino, principado, república o Estado.

Lo he escrito anteriormente y lo reitero, no debemos vivir a la sombra de los próceres. Erigimos estatuas por distinción a su servicio patriótico, en consecuencia, nuestro mejor homenaje a ellos no está en encender velas a ídolos rotos, sino en emular el carácter épico de aquellos que, compartiendo nuestro mismo suelo natal fueron capaces de superar los linderos de su tiempo al inmolarse por una causa mayor.

Esa sublimación heroica, y no otra, es la que debemos perseguir. ¿Si no, para qué tanto historicismo? La gloria no debe reducirse a la estéril y desvergonzada lisonja, sino a la promoción de la acción y el sacrificio como vías para la redención nacional.

Los auténticos hispanistas pecamos de orgullosos, ¿pero cómo no verse tentado cuando reivindicamos en semejante estima a nuestros ancestros conquistadores y libertadores?

Meditemos. Los grandes hidalgos que conspiraron en pro de la independencia americana, deben sus títulos a la gesta evangelizadora de los canarios, castellanos, vascos y andaluces que expandieron el orden hispánico y cristiano en el nuevo mundo. Preservaron las formas antiguas mientras que sus hermanos más cercanos a la metrópoli permitieron la influencia del vecino francés.

La mascarilla fernandina, como se conoció en su momento a las juntas en defensa de los derechos de Fernando VII que se formaron en el continente, englobó las fuerzas vivas de la américa española que reaccionaban contra la asonada jacobina. Condenaron tanto la abdicación, o traición, de Bayona como el dominio napoleónico. Por ello, la versión original del himno venezolano reza «¿Qué aguardáis patriotas, hijos de Colón? Marchad tras nosotros y viva la unión».

El epítome de ese sentimiento lo reproduce Bolívar, quién restaura el gentilicio de colombiano para designar a los naturales de la naciente república. No es casual esa reivindicación de la figura de Colón, a fin de cuentas, los próceres concibieron como propia la historia de conquista y civilización del continente. Lo exógeno y la razón de su irrupción en el desarrollo natural de la historia, el porqué del rompimiento con la metrópoli, fue la decadencia borbónica: los estertores enfermizos de un imperio que se precipitaba al vacío por haber reemplazado su ethos basal, el catolicismo, por el antropocentrismo iluminista.

Jamás hubiese desaparecido la monarquía universal por el accionar aislado de Miranda o las apetencias de la corona británica, la fragmentación del imperio hispánico debe también su paternidad a las élites afrancesadas. ¡Antes del grito del ejemplo de Caracas fue el motín de Esquilache!

Tenemos mucho por hacer y contamos con un reducido cauce vital, prioricemos entonces la reunión de los hispanos como trinchera de batalla. Estamos en guerra contra enemigos temibles que solo pretenden nuestra servidumbre. ¿Cómo lograrlo? Haciéndonos pleno cargo de la responsabilidad histórica que se nos lega. Dice Maeztu:

A la palabra mejicana de Esquivel Obregón responde en Cuba la de Aramburu, en Montevideo la de Herrera y la de Vallenilla Lanz en Venezuela. Son voces aisladas y que aún no se hacen pleno cargo de que los principios morales de la Hispanidad en el siglo XVI son superiores a cuantos han concebido los hombres de otros países en siglos posteriores y de más porvenir, ni tampoco de que son perfectamente conciliables con el orgullo de su independencia, que han de fomentar entre sus hijos todos los pueblos hispánicos capaces de mantenerla.

A ustedes me dirijo, hispanistas de verdad, fomentemos entre nuestros hijos el orgullo por la independencia si es que en verdad somos capaces de mantenerla. Hoy Venezuela está sumida entre las tinieblas de la oligarquía socialista, lo mismo le depara a España y al resto de las naciones hispanas si no se pone coto a la labor nefasta del Foro de Sao Paulo y las élites globalistas que desde la sombra le apoyan.

El enemigo cuenta con una visión dialéctica y existencial de la historia, un mors tua vita mea llamado lucha de clases. ¿Nosotros? La señera victoriosa de los ideales que nunca murieron, el honor sin mancha del estandarte alzado en aquél dorado siglo XVI, cimiento y fanal de occidente: la cristiandad. Solo la irreductible convicción del espíritu podrá derrotar al totalitarismo materialista.

Contra las plutocracias y socialismos que pretenden un orden material, igualitario y relativo: la cruz. No hay otra vía, ni siquiera el materialismo filosófico promovido por los discípulos de Gustavo Bueno es suficiente. Debemos convertirnos al catolicismo, incluso admitiendo la posibilidad de una, aunque insuficiente, conversión netamente cultural como anuncia el ateo de Michel Onfray. La supervivencia de nuestra estirpe depende de ello.

Lo digo sin rodeos. Dejemos de repetir fórmulas pretéritas de carácter ideológico.

Pienso y escribo en castellano, mi realidad cultural, mi civilización occidental es helénica e hispano-cristiana. No suscribo ninguna tesis economicista, de esas que reducen la existencia humana al hecho crematístico, mucho menos pretendo la búsqueda de fórmulas exógenas, llamativas por su exoticidad.

Nuestro hispanismo, que a su vez es nacionalista, plantea el retorno a la tradición atávica que históricamente se ha probado sólida y efectiva en la realización de la felicidad pública. La cosmovisión nacional, tradicional y cristiana encarna una dimensión ya no doctrinaria, sino filosófica. Es la reconquista de la cultura, y por ende, de cada una de las naciones hoy oprimidas por la barbarie.

Así, como se dijo alguna vez que frente a la poesía que destruye, la poesía que promete; yo os digo: ¡frente a la filosofía que destruye, la filosofía que renace!