Vivir es dominar

El hombre desde que nace busca asaltar los cielos que le permitan su entendimiento. Traza su rumbo vital con la conquista como motor de sus latidos. He aquí la voluntad de poder, como pulsión innata; cauce del torrente histórico.