¡Somos campeones del mundo!

Arte y política se conjugan en este fragmento de literatura en voz de protesta. Venezuela, campona del mundial de fútbol.